Casas completas por 8000 euros construidas en menos de un día por robots

Si te dedicas a la construcción de viviendas, igual deberías irte replanteando tu modelo de negocio. Esto se debe a que ya están aquí los robots que hacen el trabajo más rápido y barato que tú. Dedicaremos el contenido de hoy a hablar de robots constructores de casas.

Construir o adquirir un inmueble en propiedad puede ser una inversión que muchas personas pueden asumir sólo una vez en la vida. Esto se debe a los grandes costes que supone, especialmente a nivel de gastos de mano de obra. Una inversión tan grande muchas veces viene condicionada por la disponibilidad de los bancos a la hora de conceder créditos e hipotecas con los que hacer frente a semejante gasto. Sin embargo, esto está a punto de cambiar.

Y es que el coste del personal que construye un inmueble muchas veces supera al coste de los materiales. Pero… ¿Y si no se requiere personal para construir una casa? O, al menos, ¿Y si el personal necesario se reduce drásticamente? Te doy la bienvenida, al siglo XXI.

 

Casas impresas en 3D por robots

La noticia ha saltado cuando una empresa ucraniana llamada PassivDom ha comenzado en Enero de 2018 a entregar más de 8000 viviendas a los clientes que las reservaron el año pasado.  Esta startup europea nació en 2017 y afirman que pueden construir casas completamente terminadas en algo así como 8 horas de trabajo y unos 64.000 dólares, que vienen a ser poco más de 50.000 euros.  Es cierto que este es el modelo más básico (de unos 410 pies cuadrados, que equivalen a unos 38 metros cuadrados) y que tanto el precio como el tiempo puede ir subiendo en modelos más complejos. También hacen diseños a medida.

Pero hablamos de casas completamente terminadas y funcionales. El robot, que consiste en una especie de impresora 3D, se encarga de toda la estructura, y un operario humano (de momento), coloca las puertas, ventanas, fontanería y electricidad. Son casas de concepto abierto, luminosas y de diseño moderno. Sus paredes, que tienen un grosor de unos 20 centímetros, están hechas de una mezcla de fibra de carbono, poliuretano, resina, fibras de basalto y fibra de vidrio. Todos estos materiales conocidos por su resistencia física, su aguante ante las condiciones climatológicas (ya que, por ejemplo, se emplean en la construcción de embarcaciones de recreo) y sus propiedades aislantes.

Sin embargo, hay empresas que apuestan por modelos aún más económicos como Apis Cor, una empresa de San Francisco, también de reciente creación, y que puede imprimirte una casa con una durabilidad de casi 200 años, por 10.000 dólares (unos 8000 euros). En este caso, se trata de viviendas que se imprimen en el sitio donde van a quedarse. Esta empresa va con una especie de robot-grúa, que en realidad es también una impresora 3D, y con dos operarios y una toma de corriente de 8KW te imprimen tu casa a medida. Según el diseño, estará lista en un día de trabajo.

 

Viviendas prefabricadas completamente autónomas sin necesidad de cimientos

Una vez terminadas, casas como las de PassivDom son similares a cualquier casa prefabricada. En ese sentido, son perfectamente portables de un lugar a otro (lo cual es una ventaja para esta empresa, ya que puede enviarlas a cualquier lugar del mundo) y además no requieren de cimientos. Simplemente necesitas un lugar en el que colocarla, y si no tienes un solar propio, siempre puedes alquilar un terreno vacío (que es mucho más barato que el alquiler de una vivienda) y plantar tu casa ahí.

Además, tampoco necesitan conectarse a la red eléctrica, ya que cuenta con una instalación fotovoltáica que genera energía que se acumula en unas baterías y provee de electricidad a toda la vivienda. El agua se recoge directamente de la humedad del aire y se purifica, y hasta los sistemas de desagüe son independientes. Por tanto es una casa completamente autónoma y que no contamina al medio ambiente. Puedes ponerla en medio del monte, o en el centro de la ciudad, y no tener ningún tipo de problema. Son, según sus creadores “casas diseñadas para durar siempre”.

Estas viviendas lejos de destruir la economía, la potencian

Quizás el primer pensamiento que nos viene a la cabeza es que este tipo de tecnología destruye empleo. Sin embargo, debemos tener en cuenta que hoy en día hay más de 100 millones de personas sin un techo sobre su cabeza según un estudio de las Naciones Unidas. Abaratar los costes de construcción, por tanto va a ayudar a estas personas a acceder a una vivienda digna. Además, al ser casas ecológicas, existe un menor impacto medioambiental, que también es positivo a nivel social.

Para el propietario supone también una gran cantidad de ventajas. Por ejemplo, este tipo de estructuras puede usarse para ampliar una vivienda ya existente sin necesidad de meterse en obras. También puede usarse como vivienda vacacional, o incluso suponer una fuente de ingresos ya que se dispone con poca inversión de una vivienda que luego puede alquilarse a inquilinos. Todo este tipo de cosas mueven la economía de manera más sostenible.

 

La impresión 3D de casas, un mercado en el que ya hay varias startups

Y es que la construcción de viviendas es un mercado que se está regenerando con este tipo de propuestas. Ya conoces a la empresa ucraniana PassivDom, y a la norteamericana Apis Cor. Sin embargo, también deberías echarle un vistazo al trabajo de Dus Architects , que es una empresa de Amsterdam (Países Bajos) que tiene un proyecto muy interesante de viviendas junto a canales, y otra empresa norteamericana, Branch Technology, que trabaja en casas de diseño libre con formas muy artísticas.

Como puedes ver, cada una de estas cuatro empresas se especializa en un tipo de producto inmobiliario diferente, por lo que este cambio del mercado de la construcción, lejos de ser el fin, es el principio de una nueva era llena de posibilidades.  Simplemente hay que adaptarse a ese nuevo mercado, tanto a nivel empresarial como laboral.

 

Ya existían los robots que ponían ladrillos

Sin embargo, este reportaje no estaría completo sin mencionar el trabajo de empresas como FastBricks robotics, que es una empresa australiana que comercializa un robot capaz de construir casas enteras con distintos tipos de ladrillos o bloques, por lo que no se necesitan albañiles para realizar ese trabajo.

También cabe destacar que no son los únicos que disponen de este tipo de tecnología. También es famoso en el sector de la construcción el robot Sam 100, que comercializa la empresa Construction Robotics, ésta de origen estadounidense. En este caso se trata de una tecnología pensada para ayudar a los operarios humanos en la colocación de distintos tipos de ladrillos y bloques.

 


Esperamos que te haya resultado interesante este artículo ¿Ya conocías esta tecnología? ¿Comprarías una casa hecha por un robot? Háznoslo saber en los comentarios y comparte esta información interesante en tus redes sociales. ¡Hasta pronto!

Contenidos Relacionados

Leave a Comment