Si has llegado hasta aquí, probablemente estás explorando las distintas posibilidades que existen a la hora de poner cámaras de seguridad en tu casa o en tu negocio. ¡Genial! Es una excelente idea domótica, y en este artículo te hablaremos de distintos tipos de cámaras que puedes encontrar en el mercado. ¡Eso te hará más fácil elegir la correcta!

Piensa que la videovigilancia es una megatendencia con cada vez mayor auge. Por ejemplo, esta infografía que te dejamos a continuación muestra el número de cámaras de seguridad y vigilancia (CCTV) por km2 en una selección de ciudades, según un estudio realizado en 2020.

¡Ciudades como Londres tienen casi 400 cámaras por metro cuadrado! Sin duda es una realidad que ha llegado para quedarse ¿Quieres entonces tú también tener cámaras dentro de tu sistema domótico? Pues sigue leyendo, porque vamos a empezar a enseñarte las posibilidades.

Sistemas CCTV tradicionales

Una de las cámaras de seguridad más conocidas son las de CCTV (Circuito Cerrado de TeleVisión) tradicionales. Se trata de una serie de cámaras conectadas (por cable, generalmente, hay distintos tipos) a una unidad central, que o bien «graba», o bien son monitores. Hoy en día se siguen utilizando en centros comerciales y otros muchos lugares.

Este tipo de sistemas tienen algunas ventajas y desventajas. Dentro de las ventajas está su seguridad, ya que estas cámaras al formar parte de un circuito cerrado son muy difíciles de hackear. Por otro lado, su hermetismo hace que sean difíciles de interconectar con sistemas fuera de los que prevé su tipo de conexionado, al contrario que las que te vamos a presentar a continuación.

Cámaras IP

Una opción más moderna y versátil son las cámaras IP. En lugar de usar un sistema de cableado específico, se conectan (ya sea por cable UTP o por wifi) a la red local, pudiendo también ser accesibles desde Internet. Esto supone una gran ventaja, ya que puedes conectarte a esas cámaras a través del ordenador o incluso el móvil, en cualquier lugar, y ver qué pasa.

Por otro lado, es fácil configurar un servidor, dentro o fuera del inmueble a vigilar, para almacenar las imágenes. Con el software adecuado, es fácil almacenar de manera selectiva aquellos momentos en que se detecta movimiento. Para informarte más sobre las posibilidades puedes encontrar empresas especializadas buscando, por ejemplo «camaras ip madrid«.

Cámaras 3G/4G/5G

¿Qué pasa cuando no dispones de una red local a la que conectarte? ¡Pues que no hay problema en absoluto! Eso se debe a que existen cámaras a las que les puedes colocar una tarjeta de móvil y conectarlas a tu sistema domótico a través de ahí.

Son ideales para lugares donde no llega la wifi, o es difícil (o caro) cablear. Puede ser desde un rincón remoto del jardín hasta un barco. Son muy populares también para la vigilancia de fincas y solares.

Cámaras camufladas

A algunas personas les preocupa que, si se sabe claramente dónde están las cámaras de seguridad, los ladrones (por ejemplo) puedan inutilizarlas o esquivarlas.

Es por eso que en el mercado existen opciones de cámaras (generalmente de pequeño tamaño) camufladas en el interior de objetos cotidianos. De esa manera no pueden ser detectadas fácilmente, y en caso de robo (por ejemplo) puede contarse con mayor cantidad de imágenes que facilitar a la policía.

Cámaras omnidireccionales

A la hora de colocar una cámara de seguridad, debes tener en cuenta el espacio que quieres vigilar. A veces se trata simplemente de una puerta o un punto concreto al que es fácil apuntar, y le metes una cámara enfrente y listo.

Sin embargo, existen cámaras que se pueden mover de forma remota, o incluso programar para hacer un recorrido, y que te permiten abarcar mucho más espacio. Aunque las más comunes son las «tipo domo», bajo el nombre de «cámaras omnidireccionales» hay una amplia variedad.

Cámaras conectadas a central de alarmas

Existen sistemas de seguridad que generalmente vienen como parte de un servicio provisto por una empresa de seguridad. Son las cámaras conectadas a una central de alarmas.

Suele tratarse de un sistema integrado provisto de cámaras, sensores, sistemas de control de acceso… y todo esto controlado desde una central propiedad de la empresa de seguridad, desde la que avisarían a la policía en caso de intrusión.

Algunas empresas ofrecen también un vigilante de seguridad por zonas, que se acercaría al inmueble para comprobar el salto de alarma.

Cámaras autosuficientes

Por ultimo, una variante poco conocida de las cámaras con tarjeta SIM que mencionamos antes son aquellas que son autosuficientes. No solamente operan a través de la cobertura móvil, sino que cuentan con su propia energía.

Un panel solar o una turbina eólica alimentan una batería dentro de la cámara, que le da la energía suficiente para funcionar. De esta manera se pueden colocar en lugares que ni siquiera tienen suministro eléctrico, y se ahorra mucho cableado.

Conclusión

El mundo de las cámaras de videovigilancia es enorme, en este artículo has aprendido cómo cada vez se instalan más cámaras en las distintas ciudades del mundo. Además, te hemos presentado 7 tipos de cámaras: los sistemas CCTV tradicionales, las cámaras IP, las cámaras 3G/4G/5G, las cámaras camufladas, las cámaras omnidireccionales, las cámaras conectadas a una central de alarmas, y las cámaras autosuficientes.

¿Qué tipo de cámara te ha llamado más la atención? ¿Añadirías alguna a la lista? Cuéntanoslo en los comentarios, y si has encontrado útil este artículo no olvides compartirlo en tus redes sociales para que también sirva a más personas ¡Hasta pronto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.