5 cosas que no te cuentan sobre abrir una empresa de drones en España

Si has llegado hasta aquí, probablemente estás planteándote la posibilidad de abrir una empresa de drones en España para prestar servicios con drones. Si este es el caso, has llegado al lugar adecuado, ya que en el artículo de hoy hablaremos de 5 cosas que pocas personas saben sobre este tipo de empresas. ¿Sientes curiosidad? ¡Sigue leyendo!

Las empresas de drones no destruyen empleo

Como siempre, cada vez que hablamos de alguna nueva tecnología o robot que supone algún tipo de avance en el campo productivo, no falta gente que empieza a hablar de forma apocalíptica acerca de cómo los robots destruyen empleo. Sin embargo, este no es el caso de los servicios con drones.

Probablemente habrás visto a éstas alturas el meme de que el piloto de helicópteros y el camarógrafo perdieron su empleo fijo y seguro en tan solo 10 años.

Sin embargo, siguen habiendo helicópteros, y siguen habiendo camarógrafos, solo que hacen éstas y otras cosas. Aparte de ésto, hay una nueva profesión: la de piloto de drones, que ha abierto un montón de posibilidades en muchos sectores, tal y como te cuento a continuación.

Los drones se utilizan hoy en día en más cosas de las que parece

Pareciera que los drones solamente sirven para sacar espectaculares vídeos aéreos o para lanzar misiles. Sin embargo, de acuerdo con datos de PwC research, esta tecnología presenta un gran potencial comercial en manos de las empresas de drones, con un valor de varios billones de dólares. Concretamente, el estudio sitúa los drones en una serie de sectores, que veremos a continuación.

Aquí te dejo los datos de este estudio expresados en dos gráficos diferentes, el primero en billones de dólares, y el segundo pasado a euros. De esta manera, independientemente del lugar desde el que leas este contenido, podrás ver el impacto que tiene esta información en una moneda que conozcas mejor.

Sobre los mismos datos, como te comentaba, está este otro gráfico donde se presentan los datos en euros:

De aquí se desprende cómo el uso de los drones puede suponer un valor de 114.000 millones de euros en diferentes industrias. Como puedes ver, destaca mucho su uso en sectores como la infraestructura, con 41.000 millones de euros y la agricultura (29.000 millones de euros), pero también en aplicaciones tan variopintas como el transporte (12.000 millones de euros), la seguridad (9 millones), los medios de comunicación y entretenimiento (8 millones), los seguros (6 millones), las telecomunicaciones (otros 6 millones), e incluso la minería (4 millones).

El uso de drones en España y otros países está más regulado de lo que mucha gente cree

Tener un drón no significa que puedas echarlo a volar en cualquier parte. Desde el 30 de Diciembre de 2017 la ley que aplica al uso civil de aeronaves pilotadas por control remoto (RPAs) en España es el Real Decreto 1036/2017. Te recomiendo leerlo a fondo, aunque a continuación te dejo las partes más relevantes.

El caso de los drones de recreo

Que los drones están regulados y te pueden multar por su mal uso, es algo que han descubierto muchas personas que han adquirido uno con el auge que han tenido los drones recreativos. Es por esto que existen infografías como la que presentan los mossos d’esquadra:

En el caso de los drones para uso recreativo, que es de los que trata este documento de la Generalitat de Canalunya, destacan algunos datos de especial interés:

  • Sanciones de hasta 225.000 euros, por lo que no es ninguna tontería.
  • Hay que mantener una distancia de seguridad con una serie de instalaciones, personas y animales
  • También está prohibido volar a más de ciertas alturas, especialmente si el drón pesa más de 250 gramos.
  • Cualquier aeronave pilotada por control remoto deberá de llevar una placa de identificación. Aunque el cartel de los Mossos no lo especifica, ya te acaro yo que esta placa debe ser ignífuga.

    La información deberá de ir, según la normativa, marcada por medio de grabado químico, troquelado, estampado u otro método homologado de marcado ignífugo, de forma legible a simple vista e indeleble. Además, las estaciones de pilotaje remoto (emisoras) también deberán de llevar un placa identificativa en la que se indique el nombre del propietario y sus datos de contacto. En dicha placa deberá de constar:
    • Nombre del fabricante.
    • Tipo.
    • Modelo.
    • Número de serie.
    • Nombre del operador y los datos de contacto.

Problemas con drones en espacio aéreo

Los drones son una tecnología nueva, y esto hace muchas veces que el mal uso cree incidentes. Por ejemplo, en el Reino Unido se están convirtiendo en un problema cada vez mayor por sus interferencias con otras aeronaves.

Los datos de la Airprox Board del Reino Unido revelan que el número de «casi accidentes» entre aviones no tripulados y el tráfico aéreo civil y militar ha aumentado dramáticamente en los últimos años. En 2018, se registraron 125 incidentes de este tipo, con un aumento de 93 durante 2017. En 2016, hubo 71, mientras que en 2015, solo hubo 29. Puedes verlo mejor en este gráfico:

Este tipo de incidentes son lo que hace que países como España esté regulando y sancionando tan duramente el uso de drones en circunstancias no permitidas. El pasado mes de Febrero, por ejemplo, se tuvo que cerrar por unas horas el aeropuerto de Madrid Barajas a causa de un drón volando cerca, implicando un gran despliegue policial para detectar al piloto y neutralizar la máquina.

Otro caso muy sonado, precisamente en Reino Unido (país sobre el que trata el gráfico anterior) fue una protesta ambiental en donde los drones causaron 36 horas de caos en el aeropuerto de Gatwick en Diciembre de 2018.

El aeropuerto fue cerrado por avistamientos de drones y alrededor de 110.000 pasajeros se vieron afectados por la interrupción en solo un día. En el Reino Unido, es ilegal volar un avión no tripulado a menos de 1 kilómetro del límite de un aeropuerto y a 5 kilómetros de un umbral de pista. En España esta prohibición, como hemos visto, se extiende a los 8 kilómetros.

Los drones profesionales ¿Hace falta título?

En el caso de las empresas de drones, y cualquier persona que vaya a dedicarse al manejo de drones de manera profesional, las normativas en España les obligan a sacarse la licencia de piloto. Concretamente, a las «personas que vayan a realizar actividades profesionales, con drones profesionales».

Estas personas tendrán que acreditar unos conocimientos teóricos y prácticos, además de obtener un certificado médico de clase LAPL (para drones de < 25KG) o de Clase II (para drones >25KG). Aparte de los títulos que puedan obtenerse en diversas academias, también podría valer una ATO certificada por AESA.

Requisitos para trabajar profesionalmente con drones.

Pero el título no es suficiente para trabajar profesionalmente o montar tu propia empresa de drones. Para estar dentro de la legalidad, te será muy útil cumplir con la siguiente checklist:

  • Estar dado de alta como operador en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).
  • Tener un seguro de responsabilidad civil.
  • Acreditar poseer el título de piloto de drones.
  • Disponer de un certificado médico en vigor, de clase LAPL (para drones de < 25KG) o de Clase II (para drones >25KG).

Todo esto, aparte de los requisitos normales de abrir una empresa o hacerte autónomo, como el alta en Hacienda, la Seguridad Social… etc.

Se trata de un sector con mayor crecimiento a nivel internacional del que imaginas

Viendo la gran demanda que tiene esta tecnología en numerosos nichos de mercado, y la profesionalización del sector mediante la creación de empresas de drones, es fácil asumir que va a ser un sector en crecimiento en los próximos años pero ¿Qué tal si ponemos los números sobre la mesa?

Estos datos, provenientes las proyecciones elaboradas por Tractica, afirman que los drones y multicopteros se utilizarán de manera crecientes en el sector profesional. Para el 2019, estimaron correctamente que el volumen del mercado sería de unos 392.000 drones por un valor de US $ 1,6 mil millones. Las ventas y los ingresos se multiplicarán para 2025. Norteamérica es, con mucho, el mercado más grande para aviones no tripulados comerciales, seguido por Asia y Europa.

Otras fuentes, como la FAA en su pronóstico para 2016-2036 predijo que habría alrededor de 7 millones de drones en el aire para 2020, una cifra un poco mayor que el estudio de Tractica. También predice que las ventas comerciales de drones alcanzarán los 2,7 millones de dólares.

El momento de abrir una empresa de drones puede ser ahora, ya que estamos en pleno crecimiento del sector. También podría ser una oportunidad interesante de cara a invertir en este tipo de tecnología.


En este artículo te he hablado de las empresas de drones, y de cómo éstas no destruyen empleo, y se utilizan en muchas más cosas de los que la gente cree. Además, hemos visto las leyes que los regulan, tanto de cara al espacio aéreo como en su uso profesional. Por último, hemos echado un vistazo a las previsiones de algunos expertos sobre las posibilidades de crecimiento de este sector.

Si te ha resultado interesante este contenido, tienes alguna duda, o quieres aportar algo al tema, deja un comentario ¡Los leo todos! Además, sería estupendo que pudieras compartir este contenido en tus redes sociales para que ayude a otras personas a saber más sobre las empresas de drones. ¡Hasta pronto!

Contenidos Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.